El tema de este mes son Los Derecho de la Infancia. 

Hemos propuesto este como primer tema porque es el marco de este Proyecto.

Los Derechos de la Infancia y las necesidades infantiles son las dos caras de una misma moneda. UNICEF explica que los Derechos de la Infancia existen de forma independiente y no pueden ser englobados en los Derechos Humanos por dos razones fundamentales: porque dan respuesta a necesidades específicas que solo tienen los niños y niñas y porque la condición de especial vulnerabilidad en que se estos se encuentran hace que la defensa de sus Derechos no pueda ser ejercida por los propios niños y niñas de forma directa.

Por esta última razón, UNICEF corresponsabiliza a las distintas entidades que trabajan y se encargan de la infancia en esa defensa proponiendo como una de las principales acciones la difusión de esos Derechos.

En este sentido, nos damos por aludidos en varios aspectos. En primer lugar porque somos profesores y profesoras de futuras educadoras infantiles y creemos que de su formación dependerá en gran medida su actuación futura con niños y niñas. Pero también porque, como Formación Profesional que somos, estamos intensamente ligados al sector de la educación infantil y vemos a las técnicos en activo en su desempeño diario. Poco a poco hemos ido entendido que el buen trato a la infancia1 pasa por ellas y por el reconocimiento y la puesta en valor de su labor.

Pero el propio concepto de Derechos de la Infancia puede ser algo muy abstracto que tiende a diluirse debido a su amplitud. En nuestra trayectoria como docentes hemos recorrido un camino en su concreción hasta llegar al punto actual. Uno de los momentos mas reveladores en ese proceso fue nuestro viaje a Italia, a la región De Reggio Emilia, donde vivimos la idea de que los niños y niñas son ciudadanos de pleno derecho2.

A los niños de nuestras ciudades y pueblos cercanos no los acucian los problemas de otros lugares del mundo. Vivimos en el mundo desarrollado y es obvio que jugamos con ventaja. Pero también es cierto que la vida urbana y las exigencias del desarrollo nos sitúan ante nuevos retos.

Uno de los ejes de trabajo mas destacados en los últimos años en cuanto a los Derechos infantiles en el mundo desarrollado ha sido la mejora de los niveles y procesos de participación infantil. Hemos visto cómo numerosas ciudades europeas se han sumado a la iniciativa “Ciudad de los Niños” y están desarrollando estructuras de participación infantil implicando a los niños/as y a las autoridades municipales en la toma de decisiones sobre los problemas que afectan a la infancia.

Junto a ellos vemos que ha emergido una reflexión sobre el urbanismo y el reto de construir y adaptar las ciudades a las necesidades de sus habitantes, especialmente aquellos que son vulnerables, como niños y mayores3.

Este Proyecto se sitúa en la confluencia de estas lineas de acción en la medida en que entiende que la verdadera participación en la sociedad comienza en la primera infancia en la que se favorecen procesos de autonomía y se construyen los cimientos de la personalidad del individuo, tanto en sus aspectos individuales e identitarios  como en su sentido de pertenencia al grupo. Compartimos la idea de que hay ciudadanos competentes a todas las edades de la vida y reinvindicamos el espacio urbano para lo que creemos que es una de las principales necesidades infantiles (y por tanto derecho): el juego.

Por todo esto los Derechos de la Infancia son nuestro primer tema y el juego es el siguiente.


1. Es de Jorge Barudy la idea del buen trato institucional
2. Loris Malaguzzi. La educación infantil en Reggio Emilia. Octaedro, 2001.
3. FRANCESCO TONNUCI. La Ciudad de los Niños. GRAO, 2105, Barcelona.

Deja un comentario