Miradas de Octubre: Reflexión de Venancio Blanco

Cada día una educadora sube una mirada, y una vez al mes una persona relevante de la sociedad salmantina hace un comentario de una de las fotos, este mes Venancio Blanco ha seleccionado dos para hacer la reflexión que a continuación se adjunta, la mirada de aprendiver y la mirada de wayra.
Hermosa y emotiva reflexión.

Wayra, el derecho a disfrutar de la naturaleza
“Contemplando estas imágenes, de los niños me quedo con su inocencia y con su libertad. A los niños les pediría que sigan disfrutando de la libertad.
 
A medida que van creciendo, los niños van descubriendo la naturaleza, y la entienden desde la sensibilidad y la inocencia. Y ellos mismos forman parte de esa naturaleza cuando dibujan desde su lenguaje, y también cuando juegan. En una ocasión compartía yo un rato en el campo con un grupo de pequeños, y pensé que cuando los niños juegan junto a las flores, el cielo está más cerca de la tierra.
 
El juego es necesario tanto para los pequeños como para los mayores, pero son los niños los que más disfrutan. Para los niños la mejor educación es jugar, cuando hay maestros que les entienden y que comprenden la grandeza del juego. Los niños corren, saltan, es para ellos una necesidad, que la convierten en juego dada su inocencia, su manera de moverse, de expresarse, su alegría.
 
Muy pronto descubren también el dibujo, que es un medio de comunicarse con los demás. Hay una inocencia en el dibujo, que es de una gran plasticidad, en el color y en la forma. Los niños no saben que dibujan, no se puede llamar sabiduría, pero crean formas libres, inventadas, llenas de belleza plástica: es un divertimento. La belleza acompaña siempre a los niños.
 
Para estar con los niños y entenderlos debes entrar en su juego, jugar tú también, y ver cómo ellos discurren, qué ocurrencias tienen, qué movimientos hacen, y sobre todo qué dibujos tan bonitos hacen.

De los niños, me quedo con la inocencia y con la libertad.”
 
Venancio Blanco, noviembre de 2017
Aprendiver, el derecho a crecer en libertad

Deja un comentario