Milagros y Judith entrevistan a Ana de la E.I.M. El Rollo.

El viernes 3 de noviembre, a punto de acabar la jornada de trabajo, Ana nos recibe en su aula y comparte con nosotras sus reflexiones acerca de la mirada. Hay algo que no vais a poder leer en este texto y es la emoción que transmiten sus palabras cuando habla de los niños y de su trabajo. Milagros y Judith también se emocionan. Es un momento mágico.

¿Qué importancia tiene para ti la mirada?

Máxima importancia. La mirada es el modo en el que te puedes conectar completamente con un niño. La mirada es como si te transportara un poco al interior de ese niño. La mirada es su apoyo y con la mirada le transmites todo: que le quieres, que estás enfadada, que estás feliz, que estás aquí…todo. Los niños te buscan, buscan tu mirada. Incluso, cuando llega un niño nuevo y no se deja abrazar, no te conoce, no está cómodo, su madre se ha ido, no se deja tocar y entonces, tienes que hacer todo con la mirada. A lo largo del día le miras continuamente, que sepa que estás. É no se va a acercar a ti, pero sabe que te has dado cuenta de que está ahí, con la mirada se lo estás demostrando. La mirada es una forma de conocer al otro importantísima, a la que en la vida diaria no le damos tanta importancia.

Con la mirada tú también conoces al niño. Tú debes haber aprendido a conocerle y haber aprendido a identificar lo que le ocurre solo con que te mire. Hay niños que ahora mismo no saben expresar todavía, no han conseguido todavía el lenguaje o no lo tienen muy desarrollado y entonces no te pueden hablar de lo que les ocurre, pero sí que los ves en un momento dado que te miran de alguna manera.

Hay niños tristes, niños que están frustrados, niños felices, niños que te dicen todo con la mirada.

¿Hay tiempo en la escuela para mirar?

Siempre hay tiempo para mirar, siempre. Solo consiste en mover los ojos y cargarlos con tus sentimientos, de lo que tienes dentro, siempre tiene que haber un tiempo de mirada. Si no lo hay, lo haces, lo buscas…pero todos los niños en un aula, se tienen que haberse sentido mirados y queridos. Es muy importante para una educadora tener la capacidad de que ninguno de sus niños se vaya ningún día habiendo pasado desapercibido. Cuando miras a un niño le estás diciendo “eres muy importante para mí, estoy contigo, te estoy viendo”. Luego miras a otro y lo captas, conectas. Estás conectando.

Supongo que los niños también miran, te miran….

Sí, muchas veces miras y no te llevas nada en limpio. Con niños todo lo que mires te debería estar dando información de lo que ocurre porque a ellos tú se la estás dando. Yo a veces me sorprendo mucho cuando las familias te dicen lo que los niños les cuentan. Ellos te observan de tal forma que sacan conclusiones que yo no he verbalizado. Ahí nos dan vueltas, por eso tenemos que estar pendientes y ser conscientes de que miramos y también somos miradas por los niños. Es algo que das y recibes.

Todos los niños en un aula, se tienen que haber sentido mirados y queridos. Es muy importante para una educadora tener la capacidad de que ninguno de sus niños se vaya ningún día habiendo pasado desapercibido.

¿Cuál es el mejor momento para compartir esa mirada?

Uno de los mejores momentos es el cambio de pañal. Es un momento precioso en el que estás con el niño de tú a tú y ahí sí que con la mirada, con la voz, le estás viendo y haciendo sentir único para ti.

La mirada también sirve para solucionar conflictos. De hecho, si a un niño le mantienes un poco la mirada, él se da cuenta de lo que acaba de hacer, que él cree que tú no te has enterado, por ejemplo, hay una disputa, se quieren quitar algo y tú te das cuenta de quién lleva la voz cantante. A lo mejor uno agrede a otro y tú, solo con mirarle, ya se da cuenta. En mi clase solo con mirar a un niño o una niña ya van a darle un beso a otro o a solucionar una situación. Lo digo todo.

¿O sea que los niños sí que reclaman esa mirada?

Sí sí, los niños sí. Cualquier cosa que hagan, te miran para que tú les des seguridad, ellos te buscan con la mirada, muchos no saben buscarte de otra forma, por ejemplo, los bebés.

¿Puedes contarnos algún momento o situación que destacarías?

No puedo destacar nada porque yo soy tan feliz en este trabajo que no creo que pueda haber nada mejor. Podría poner ejemplos…durante la asamblea, con la mirada das los tiempos. A mí me gusta mucho cuando un niño te mira y te transmite lo importante que eres para él. Eso te hace muy feliz, te hace feliz ganarte a los niños así y ver que te quieren, que te respetan, que quieren seguir viniendo. Eso te lo dicen todo con los ojos.

El mundo de los niños es lo mas bonito que existe. No porque sean adultos pequeñitos, sino porque son unas personas tan llenas de todo que parece mentira que en estos cuerpos exista todo lo que existe. No intentéis meterle nada mas porque lo traen todo de serie. Estoy segura.

Por eso este proyecto que se llame miradas, es el mejor nombre que pudiera tener.

Deja un comentario