Entrevista a Rosa y Elena, EI Guillermo de Arce

Durante su jornada, entrevistamos a Rosa y Elena, dos educadoras de la escuela infantil Guillermo de Arce, que participan en el proyecto Miradas. Hablamos con ellas sobre dicho proyecto y esta profesión tan bonita que es la de educadora, nos contestaron hablando desde el corazón y llenas de emoción, a preguntas sobre su trabajo y en relación con el proyecto Miradas. A continuación, podéis leer todo lo que nos contaron:

Rosa y Elena, E.I. Guillermo Arce

¿Cuál es vuestra visión sobre el proyecto Miradas?

“El proyecto miradas hace ver que no solo cambiamos pañales, se está pudiendo reflejar a través de esas fotos que nosotras hacemos, aunque es verdad que se nos escapan muchas porque, en nuestro caso, no podemos estar constantemente con la cámara de fotos, entonces hay muchas miradas seguramente mejores de las que mandamos que no captamos, ya que a lo largo de una jornada laboral es infinito lo que vas observando en los niños. Agradecemos que se muestre, que se deje ver nuestra labor ya que es mucho más que todo lo mencionado anteriormente, Nosotras tenemos que conocer y acompañar las necesidades de los niños en todos los sentidos, en sus aprendizajes y esto se queda reflejado en esas fotos que nosotras hacemos.” Nos expresaba Rosa.

“Hoy en día no está reconocido nuestro trabajo, no se valora todo los que hacemos con los niños, sino que hay ese concepto de “guardería” como un lugar donde atendemos a los niños y cubrimos sus necesidades solo fisiológicas. Y no es así, no sólo cambiamos pañales o damos de comer, sino que va mucho más allá, enseñamos valores, normas, les ofrecemos un espacio donde compartir con sus iguales, descubrir…

Hoy en día muchas de las familias delegan la educación en la escuela y en verdad no es así lo primero es la familia, y familia y escuela deben estar coordinadas para acompañar.” completaba Elena a las palabras de su compañera.

Ambas coincidían en que “El proyecto miradas hace que se nos vea dentro de las redes sociales, que es una fuente muy importante, sobre todo para la juventud,  y ver que personajes públicos participan comentando alguna de las fotografías… Nosotras somos anónimas, gracias a ellos el arco de personas que pudieran llegar a ver lo que quiere mostrar este proyecto hace que se amplíe. La verdad que gracias al proyecto miradas se está viendo todo esto, se está dando valor al papel de las educadoras y están siendo protagonistas los niños.”

¿Por qué decidisteis meteros en este proyecto?

“Decidimos colaborar con vosotros porque el año pasado a través de Alberto, una de las personas que forma parte del proyecto, comenzamos con talleres en los que no sólo llevábamos a cabo una tarea didáctica dejando a un lado el método que se suele usar en las aulas, el de las fichas, y decidimos sumergirnos en un proyecto con vosotros de rincones, de talleres, de luz, de plástica… En los que realmente dejábamos a los niños explorar, ellos mismos tenían que descubrir qué hacer con los materiales que les ofrecíamos. Para ellos era más interesante.” Nos cuenta Elena con gran ilusión.

Rosa, por su parte añade: “La idea del proyecto miradas nos pareció innovadora diferente a todo lo que se estaba haciendo, lo leímos miramos todo con Alberto y nos gustó y emocionó la idea. En educación infantil no te puedes quedar atascado. En nuestro trabajo es necesario innovar aplicar nuevas técnicas y todo lo que sea aprender y ponerlo en práctica es necesario, ya que nuestros niños se merecen todo lo que les podamos dar”

¿Qué os aporta vuestro trabajo, ser educadoras infantiles?

La respuesta fue clara y concisa por parte de Rosa: “¡Felicidad! Porque el poder ver en los niños esa evolución, sus logros, sus avances y aprendizajes… Sonríen “Cuando vienen te abrazan, te achuchan o cuando recurren a ti porque necesitan consuelo…  Pues… de verdad, es enriquecedor, cansado física y psicológicamente pero muy satisfactorio. Llegas a casa llena y plena.” Casualmente, mientras respondía a esta pregunta, se acercó un niño a ellas y pudimos observar esa felicidad y satisfacción de la que nos hablaba en su rostro.

Tras asentir a las palabras de su compañera, reafirmándolas, Elena añadió lo siguiente.

“Es un trabajo por el que tienes que tener vocación, te tiene que gustar estar con los niños, porque una persona que no tuviese esa vocación no podría trabajar con niños, seria muy duro el día a día. Te produce una satisfacción ver cada pasito que van dando y que tú lo das con ellos, los acompañas. La mayoría llegan con meses y están hasta los tres años, ver la evolución de esos tres años pues es muy bonito, sientes que te quieren. También ver cómo las familias con el tiempo te recuerdan que tienen guardadas, por ejemplo, las tres coronas de los cumpleaños, que los tiene en su habitación… Te produce una satisfacción personal muy grande”

¿Habéis conseguido mirar de manera diferente a los niños con el proyecto Miradas? ¿Os ha servido realizar la documentación para ver ese proceso?

“Somos una escuela y educadoras que nos gusta mucho documentar con fotos, reflejar los momentos importantes, para que tengan un recuerdo y nosotras también. Antes hacíamos esas fotos en momentos de los niños disfrazados… etc y ahora pues es más enfocadas a sus procesos.

Con el proyecto Miradas nos percatamos o damos más cuenta de cosas que a lo mejor antes nos dejábamos en el tintero. Podemos ver expresiones del niño que antes no nos dábamos tanta cuenta y ahora, al fotografiarlo, si que te paras a mirarla y dices ´¡Hala! mira qué cara, qué expresión, cómo se lo está pasando con aquella cosa….´ Gracia al proyecto miradas nosotras también nos hemos dado cuenta de muchas cosas que antes no.” Nos dice Elena.

Mientras que Rosa nos comenta: “leemos con emoción la información que nos hacen llegar del proyecto Miradas, los temas a tratar cada mes, y al centrarnos más en ese concepto se nos pasan muchas menos cosas. A lo largo del día observamos muchos momentos, pero a lo mejor eso que nos propone, en concreto, el proyecto Miradas había pasado desapercibido. De alguna manera es una motivación para nosotras. Antes hacíamos esas fotos en momentos de los niños disfrazados en excursiones… y ahora, pues es más enfocadas a sus procesos y aprendizajes.  Nos ha hecho mirar diferentes.” apuntaban como frase final mirándose entre ellas.

¿Qué reacción habéis percibido en los padres ante el proyecto miradas?

“Comentan y se avisan entre ellos, y a nosotras, las fotos o artículos que se suben, si que es cierto que no es un 100%, que es lo que nos gustaría, pero también hay que darle tiempo a lo nuevo.

La semana del DA2 fue un antes y un después en el proyecto Miradas, los padres nos contaban emocionados lo que pudieron ver en sus hijos, ese juego del que pudieron disfrutar a través de esas instalaciones de juego libre.

‘Parece mentira como con unas botellas, un objeto tan simple, tan cotidiano, disfrutarán tanto… Nos decían los padres. A lo que ellas añadían: Hay que mirar de otra forma a los niños, con otra mirada. Les damos un material tan simple como una caja y para ellos es mucho mejor que un juguete que tiene 7 botones y hace 7 ruidos´. Han manifestado los padres y madres que fueron con sus hijos y pudieron ver los espacios de juego, cómo se comportaron sus hijos y lo que les contaron de lo vivido en esas instalaciones.

Hay que dejar al niño descubrir. y eso le ha venido muy bien a los padres ya que muchos de ellos se han dado cuenta que no hace falta gastarse dinerales en juguetes han visto que sus hijos se lo están pasando muy bien porque le estamos dejando ser libres tocar, chupar, experimentar y es lo quizás no hacíamos antes.”

¿Repetiríais la experiencia con el proyecto miradas o aconsejarías a otras educadoras/es a vivirla, a estar dentro del proyecto?

“Claro, repetiríamos cualquier proyecto que nos propusierais, no sólo el de Miradas. En nuestra escuela no todas las educadoras participan, pero a día de hoy, si se volviera a plantear sin duda alguna participarían.

También lo recomendamos a personas que todavía no han participado.

En nuestra opinión, el proyecto Miradas no son solo las fotos, aunque es algo que lo refleja muy bien, sino que detrás hay mucho más.” Respondieron ambas educadoras complementándose y terminando las frases de la otra.

Alumnado del CFGS de Educación Infantil con Rosa y Elena, E.I. Guillermo Arce

En lo que a nosotras respecta les damos las gracias a estas educadoras y al centro por abrirnos las puertas de la escuela, por dejarnos mirar, observar y aprender de todo esto. Educadoras y futuras educadoras gracias de algún modo al proyecto mirada estamos colaborando juntas y mostrando la labor tan importante de esta profesión.

 

María, Nerea y Sheyla, 2º Educación Infantil Vespertino

Deja un comentario